lunes, 8 de junio de 2009

Qué errores evitar al depilarnos las cejas


Aunque el maquillaje sea uno de los mejores aliados para realzar nuestra belleza, lo ideal es que aún sin muchos cosméticos nos veamos siempre regias y prodigando frescura. Eso se consigue con una buena alimentación, cremas hidratantes y proyectando lo mejor de nuestras facciones.

Sin embargo, por seguir los últimos “dictados” de la moda no tomamos en cuenta qué es lo que más nos favorece y en vez de sumarle atractivo a nuestro rostro, se lo restamos.

Así suele ocurrir cuando depilamos nuestras cejas, pues muchas mujeres piensan que mientras más delgadas, mejor, cuando en realidad hacen que la cara se vea avenjentada y con un gesto de molestia.

En la depilación de cejas se comete la mayor cantidad de errores en lo que a producción femenina se refiere. O bien no la ponemos en práctica o pecamos de exceso y al final nos quedamos con una raya sobre los párpados que requiere un delineado extra para verse relativamente como una ceja.

La forma de las cejas debe ser diagonal curva en proporción de 3/4 hacia arriba y 1/4 hacia abajo, con el quiebre al pasar el iris. El punto de inicio debe estar a la altura de la aleta de la nariz. Y el punto final al terminar el rabillo del ojo.

Otro de los errores frecuentes consiste en la manera de extraer el vello. Tiene que hacerse en la misma dirección de su crecimiento. Porque de lo contrario quedarán puntos negros difíciles de sacar y que ensuciarán el maquillaje de los ojos.

Así mismo, no hay que extraer los vellos de la parte superior de las cejas. Primero porque se ve antinatural. Y también porque se demoran más tiempo en crecer (y en menor cantidad).

Sobre todo las que nunca se han depilado las cejas en su vida, deben utilizar un lápiz blanco para saber hasta dónde hacerlo. La depilación debe realizarse con horas de anticipación y no inmediatamente antes de salir, pues hay que esperar a que bajen la hinchazón de los párpados.

1 comentario: